Mejores suelos para guarderías y colegios

Los suelos de caucho son muy demandados en guarderías y colegios debido a sus propiedades de seguridad, durabilidad y facilidad de mantenimiento.

El caucho proporciona una superficie suave y flexible que ayuda a reducir el impacto en caso de caída, lo que disminuye el riesgo de lesiones para los niños. El suelo de caucho es resistente al agua y a las condiciones climáticas extremas, facilitando su duración y mantenimiento; siendo además un material ecológico ya que es reciclable y no contiene químicos dañinos. Finalmente el caucho es muy silencioso, lo que lo hace ideal para espacios educativos donde se busca un ambiente tranquilo y sin distracciones.

Para guarderías, colegios, zonas de juegos, etc. tenemos varias opciones en función de si son para zonas interiores o para zonas exteriores. Así mismo, estos suelos son muy apropiados también para zonas de piscinas, para realizar caminos en jardines, para perreras, etc…

Tipos de suelos para guarderías y colegios

En zonas interiores

Tatamis de goma EVA:

Son de muy fácil instalación. Los tatamis de goma EVA son losetas tipo puzzle encajándose unas con otras, sin necesidad de ningún tipo de adhesivo y pudiéndose desmontar en cualquier momento. Varios colores y espesores, desde 1 cm hasta 4 cm. La goma EVA de las losetas de tatami ofrecen una textura suave y amortiguan perfectamente las caídas de los niños. Se adaptan a cualquier tipo de superficie ya que las podemos cortar muy fácilmente con un cúter.

Losetas de caucho:

Para este caso recomendamos las losetas de caucho de alta densidad de grano fino “Premium” ya que facilita mucho la limpieza. Se pueden cortar muy fácilmente con un cúter para adaptarlas a cualquier configuración. 

En la mayoría de los casos no hará falta adherirlas al suelo con un adhesivo, ya que debido a su peso y al estar una al lado de la otra, no se van a mover. No obstante, siempre hay tiempo de poder utilizar cola o cinta adhesiva de doble cara si fuese necesario. En estos casos, como va a ser para niños, no hace falta que el grosor sea muy grande, siendo en la mayoría de los casos un grosor de 1 o de 1,5 cm suficiente. 

Son de muy fácil limpieza. Tan solo es necesario utilizar cualquier medio de limpieza con agua exprimida y con un jabón o detergente “neutro”, por ejemplo, jabón de Marsella.

En el supuesto que instalásemos elementos de juego infantil, como por ejemplo toboganes o estructuras de juego con una altura elevada, con riesgo de caída de los niños, sería necesario utilizar las losetas de caucho infantiles de 4 cm de espesor, que, además, tienen que estar homologadas con el certificado HIC (Altura de Caída Critica) según la norma UNE EN 1177.

En zonas Exteriores

Losetas de caucho:

Es la alternativa más empleada. Son de muy fácil instalación. Se adaptan a cualquier tipo de superficie, incluso sobre la tierra si el terreno está bien nivelado y asentado. Las hay de 2 o 4 cm de espesor. Son losetas de una granulometría media para que sean permeables al agua.

Si hubiese juegos o estructuras infantiles con riesgo de caída de niños, se deben de instalar losetas de 4 cm de grosor para que cumpla con el certificado HIC (Altura de Caída Critica) según la norma UNE EN 1177.

Pavimento continuo:

También llamado pavimento in situ, ya que se efectúa en el mismo lugar de la obra. Se trata de caucho granulado que se extiende, una vez hecha la mezcla de los diferentes materiales, sobre la superficie, creando una sola capa uniforme, pudiendo realizar gran cantidad de diseños: juegos, animales, campos deportivos, etc. 

Hay una gran cantidad de colores a elegir y en función de la utilidad que se le vaya a dar, se puede poner espesores a partir de 2 cm de altura.

Si hubiese juegos o estructuras infantiles con riesgo de caída de niños, se deben de poner una capa con un grosor mínimo de 4 cm para que cumpla con el certificado HIC (Altura de Caída Critica) según la norma UNE EN 1177.